Aye Aye (Daubentonia madagascariensis) | Hechos Increíbles, Hábitat, Imágenes

0
Aye Aye (Daubentonia madagascariensis) |  Hechos Increíbles, Hábitat, Imágenes

Aye Aye Clasificación y evolución

El Aye Aye es una especie de lémur que habita en las selvas tropicales de Madagascar. El Aye Aye no solo es el primate nocturno más grande del mundo, sino que también es uno de los más singulares y, de hecho, tiene una apariencia tan extraña que se pensó que era una gran especie de ardilla cuando se descubrió por primera vez. A mediados de la década de 1800, el Aye Aye finalmente fue reconocido como una especie de lémur, pero se clasificó en un grupo propio, ya que sus parientes lémur más cercanos siguen siendo un misterio incluso hoy. Sin embargo, estos animales increíblemente únicos están gravemente amenazados en gran parte de su hábitat natural y se pensó que estaban al borde de la extinción en 1980, principalmente debido a que fueron asesinados instantáneamente por la gente local que cree que ver un Aye Aye es de muy mala suerte. Aunque hoy en día la población parece haber aumentado, el Aye Aye es una de las especies animales más amenazadas de Madagascar.

Aye Aye Anatomía y apariencia

El Aye Aye es un primate que está más estrechamente relacionado con los lémures, pero es uno de los animales más singulares del planeta debido al hecho de que posee una serie de adaptaciones muy distintas. Su cuerpo y su larga cola están cubiertos de un pelaje grueso y peludo de color negro o marrón oscuro con una capa de pelos de protección blancos que les ayudan a mezclarse con el bosque circundante en la oscuridad. El Aye Aye tiene ojos muy grandes en su cara puntiaguda, una nariz rosada y dientes de roedor con incisivos que crecen continuamente para asegurar que nunca se vuelvan desafilados. Sus orejas grandes y redondeadas son increíblemente sensibles, lo que le da al Aye Aye una excelente audición cuando escuchan larvas debajo de la corteza del árbol y pueden girarse de forma independiente. El Aye Aye tiene dedos largos y huesudos con garras puntiagudas en los extremos para ayudar cuando cuelga de las ramas, pero son los dedos medios de sus patas delanteras los que son su característica más distintiva. Mucho más largos que los demás, estos dedos son oponibles con una punta de doble articulación y una garra en forma de gancho en el extremo y se utilizan tanto para detectar larvas en madera muerta como para luego extraerlas.

Distribución y hábitat de Aye Aye

Históricamente, los Aye Aye habitaban los bosques costeros del este y noroeste de Madagascar, pero en 1983 se pensaba que estaban casi extintos y se sabía que todavía se encontraban allí unos pocos individuos dispersos. Desde entonces, el número de su población ha aumentado y, aunque estas poblaciones no son favorablemente grandes, se encuentran en un número cada vez mayor de lugares y en una variedad de hábitats forestales diferentes. El Aye Aye prefiere la selva tropical densa y costera donde hay mucha cobertura, pero también se sabe que habitan en bosques secundarios, matorrales de bambú, manglares e incluso cocoteros a lo largo de la costa este de Madagascar. Sin embargo, junto con la persecución de Aye Aye por parte de la población local, están gravemente amenazados en su entorno natural por la pérdida de hábitat.

Aye Aye Comportamiento y estilo de vida

El Aye Aye es un animal arbóreo y nocturno, lo que significa que pasa la mayor parte de su vida en lo alto de los árboles. Aunque se sabe que en ocasiones bajan al suelo, los Aye Ayes duermen, comen, viajan y se aparean en los árboles y se encuentran más comúnmente cerca del dosel, donde hay mucha cobertura del denso follaje. Durante el día, Aye Ayes duerme en nidos esféricos en las bifurcaciones de las ramas de los árboles que se construyen con hojas, ramas y enredaderas antes de emerger después del anochecer para comenzar su búsqueda de alimento. El Aye Aye es un animal solitario que marca su amplio rango de hogar con un olor con el territorio más pequeño de una hembra que a menudo se superpone a los de al menos un par de machos. Los machos Aye Ayes tienden a compartir sus territorios con otros machos e incluso se sabe que comparten los mismos nidos (aunque no al mismo tiempo), y aparentemente pueden tolerarse entre sí hasta que escuchan la llamada de una hembra que está buscando pareja.

Aye Aye Reproducción y ciclos de vida

Anteriormente se pensaba que el Aye Aye tenía una temporada de reproducción muy estricta (de la misma manera que otros lémures) cuando en realidad parecen reproducirse durante todo el año, dependiendo del momento en que la hembra entra en temporada. Cuando una hembra está lista para aparearse, llama a los lémures machos que se conocen por reunirse a su alrededor y lucharán agresivamente entre sí por los derechos de reproducción. Después de un período de gestación que dura aproximadamente cinco meses, nace un solo bebé y pasa sus primeros dos meses en la seguridad del nido, no siendo destetado hasta que tiene al menos 7 meses de edad. El joven Aye Ayes permanecerá con su madre hasta que tengan dos años y se irán para establecer un territorio propio. Se cree que una hembra Aye Aye puede comenzar a reproducirse cuando tiene entre 3 y 3,5 años, mientras que los machos parecen poder hacerlo al menos 6 meses antes.

Aye Aye Dieta y presa

El Aye Aye es un animal omnívoro que se alimenta tanto de otros animales como de materia vegetal, moviéndose en lo alto de los árboles y al amparo de la noche. Se sabe que los machos recorren distancias de hasta 4 km por noche en su búsqueda de alimento, alimentándose de una variedad de frutas, semillas, insectos y néctar. Sin embargo, están especialmente adaptados para cazar de una manera única, ya que usan su dedo medio alargado para tocar madera muerta en busca de los túneles huecos creados por larvas perforadoras de madera, escuchando incluso el más mínimo sonido con sus sensibles orejas de murciélago. Una vez que el Aye Aye ha detectado a su presa, usa sus afilados dientes frontales para roer un agujero en la madera antes de insertar el dedo medio largo, enganchar la larva con su garra y extraerla (llenando el mismo nicho ecológico que un pájaro carpintero). También se sabe que el Aye Aye usa este dedo largo para comer huevos y pulpa de coco y se cree que es el único primate que usa la ecolocalización cuando busca comida.

Aye Aye depredadores y amenazas

El estilo de vida reservado y arbóreo del Aye Aye significa que en realidad tiene muy pocos depredadores naturales en su entorno nativo, siendo el ágil e igualmente nocturno Fossa su depredador natural más feroz (junto con las aves de presa y las serpientes que cazan a los más pequeños y jóvenes más vulnerables). Los humanos son, de hecho, la mayor amenaza para los Aye Aye, ya que las poblaciones han sido destruidas en gran parte de sus bosques nativos debido a la superstición de la gente local que cree que es un mal presagio ver uno. En otras áreas donde no se les teme de esta manera, el Aye Aye se caza como carne de animales silvestres. Sin embargo, la mayor amenaza para las poblaciones actuales es la pérdida de hábitat causada tanto por la deforestación como por los crecientes asentamientos humanos que invaden el hábitat natural de Aye Aye.

Aye Aye Datos y características interesantes

Aunque el Aye Aye es un animal solitario, los machos tienen territorios muy sueltos que pueden superponerse a los de varios otros. Construyen sus nidos en lo alto de los árboles y rara vez duermen en el mismo dos noches seguidas, lo que significa que un territorio puede contener numerosos nidos, y se cree que se pueden encontrar hasta seis en un solo árbol. Se cree que el Aye Aye es una de las criaturas más espeluznantes del mundo y se cree que su nombre proviene del grito de alarma cuando una persona vio uno. A pesar de que ahora se encuentra en más áreas de su vasta área de distribución, la población de Aye Aye fue una vez tan baja que se pensó que estaban extintas en la naturaleza hasta 1957 cuando fueron redescubiertas.

Aye Aye Relación con los humanos

La razón principal por la que la población de Aye Aye ha sido críticamente baja durante años es que la gente local piensa que son demasiado raros y muchos creen que ver uno es realmente de muy mala suerte. Una historia dice que si un Aye Aye te señala con su largo dedo medio, morirás, y otra enfatiza que ver uno conducirá a la muerte de un aldeano. La única forma de detener esto en ambos casos es matar al Aye Aye lo más rápido posible, lo que ha llevado a la extinción de poblaciones en ciertas áreas. Sin embargo, hoy en día, el Aye Aye también se enfrenta al tamaño cada vez mayor de las ciudades y aldeas que invaden sus hábitats nativos con algunas personas obligadas a invadir los cultivos para obtener alimentos, lo que a menudo lleva a que les disparen. También están gravemente amenazados por la deforestación para la industria maderera y la limpieza de tierras para la creación de plantaciones agrícolas.

Aye Aye Estado de conservación y vida hoy

Hoy en día, el Aye Aye está incluido en la lista de la UICN como un animal en peligro de extinción, lo que significa que está severamente amenazado por una posible extinción en un futuro cercano. Los números han aumentado algo desde la década de 1980 y se han avistado pequeñas poblaciones en más áreas de su área de distribución natural, sin embargo, todavía están muy amenazadas por la actividad humana que se desarrolla a su alrededor. Se pueden encontrar varias poblaciones cautivas en todo el mundo en programas de reproducción para tratar de salvar al Aye Aye de la extinción completa. También se puede encontrar una pequeña población en la isla de Nosy Mangabe, que es una reserva protegida cerca de la costa noreste de Madagascar.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Adrian.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Lucushost.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Enable registration in settings - general
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad